Betsson

puerto ricoEn muchos aspectos, Puerto Rico sigue y aplica las leyes vigentes en los Estados Unidos en materia de juegos de azar. De hecho, este pequeño territorio caribeño se prepara, salvo imprevistos, para convertirse en el estado número 51 de USA dentro de pocos años. En lo que concierne al perfil legal de los juegos de azar, es importante hacer una diferencia básica. En realidad, mientras no existen contraindicaciones de carácter jurídico para los casinos físicos y por lo tanto, los ciudadanos puertorriqueños pueden entrar y jugar tranquilamente en un casino terrestre, lo mismo no se puede afirmar sobre los juegos de apuestas en línea.

# Carateristicas Bono Juega
1
  • Wagering: 60
  • estrella completa estrella completa estrella completa
77$ PRENDE EL BONO
2
  • Wagering: 40
  • estrella completa estrella completa estrella completa estrella completa estrella media
1200$ PRENDE EL BONO
3
  • Wagering: 30
  • estrella completa estrella completa estrella completa estrella completa
200$ PRENDE EL BONO
4
  • Wagering: 25
  • estrella completa estrella completa estrella completa estrella completa estrella media
100$ PRENDE EL BONO
5
  • Wagering: 60
  • estrella completa estrella completa estrella completa
500$ PRENDE EL BONO
6
  • Wagering: 60
  • estrella completa estrella completa estrella completa estrella completa
500$ PRENDE EL BONO

En Puerto Rico, en particular, se aplican dos leyes estadounidenses: La UIGEA Act y la Wire Act. El efecto combinado de estas dos leyes vuelve ilegal jugar en línea dentro del territorio puertorriqueño. Los únicos tipos de juegos admitidos son las apuestas sobre peleas de gallos, carreras de perros y las apuestas hípicas. Para el resto, si por ejemplo un puertorriqueño quiere jugar una partida de póquer o blackjack o a uno de los tradicionales juegos de casino, deberá necesariamente dirigirse a un casino físico o abandonar la idea. Sin embargo, existe siempre la posibilidad de acceder a los llamados casinos off-shore, o sea, aquellas salas de juego que tienen su sede en países extranjeros. De momento no hay noticias de jugadores que se hayan metido en problemas por haber frecuentado este último tipo de casas de juego, pero siempre es necesario tener los ojos abiertos porque los casinos off-shore operan en estados donde los juegos de azar están poco o nada regulados y se corre el riesgo de lanzarse en brazos de operadores deshonestos.